Para comprar fotos del blog y que te las lleven a casa:

miércoles, mayo 06, 2009

Ortszeit

:

Esto es algo que realmente me hubiese encantado hacer. Pero para ello tendría que haber sido alemán y tan metódico como uno de ellos (¿y perder el encanto del español por el mundo??? no sé yo…), o que haber nacido unos 20 años antes, con lo que ahora tendría 47, que tampoco me hace especial ilusión, o haber sido un niño prodigio capaz de haber concebido y puesto en práctica con 9 años esta idea… pero espera, si yo soy un niño prodigio!! Ah no joder, que tengo 27 años, siempre se me olvida…



Pues esta idea que os digo, la vi realizada hace un par de días en el Goethe Institut de Madrid, como no, por un alemán, Stefan Koppelkamm, nacido unos cuantos años que yo, y que en el año inmediatamente después a la caída del muro, 1990, se lanzó a hacer fotografías a la Alemania del Este, consciente de que en muy poco tiempo fotografías como esas serían el único testimonio de los años en los que Alemania permaneció dividida por el muro. Así que, y hay viene la parte imprescindible de ser alemán, anotó el sitio exacto de cada foto que tomó, así como lo que había en el edificio, si estaba habitado o para que se usaba. Veinte años después, volvió a esos mismos sitios, y como seguía siendo alemán a pesar del paso del tiempo, hizo exactamente la misma fotografía con el mismo encuadre, desde el mismo punto que la primera vez. Y de nuevo apuntó lo que fotografiaba. Y con ello a publicado un libro y montado una exposición, bajo el título de Ortszeit.



Quizás pueda hacer algo parecido con Kiev y Ucrania algún día, pero tengo la sensación de que lo único que reflejarán mis fotos serán sitios 20 años más viejos que hoy. Tiene su interés, aunque sin la fascinación de una prueba palpable y un fenómeno tan extraño como dividir un país en dos, aislar una de las mitades con un muro, y volver a juntarlas 40 años después, como dos gemelos, y comprobar que uno ha crecido y madurado, y el otro sigue exactamente igual que como cuando lo metieron en el congelador… Quizás, aunque más desolador, puede ser ver ese fenómeno en Cuba, guardándola en imágenes en estos últimos años que le quedan… y volver dentro de 20 cuando la hayan convertido en un parque de atracciones. Sólo que, al menos desde mi punto de vista, en lugar de mostrar el triunfo de lo razonable y del trabajo, como en Alemania, nos mostrará el idiotizamioento triunfador del sistema que nos gobierna. Pero ese es otro tema… creo.





Bueno, nosotros sigamos con nuestra búsqueda de la felicidad… y si no, volvemos a intentarlo, como esta chica, no tiene desperdicio, buenísimo:

http://www.youtube.com/watch?v=SEukS2YN9B8

Saludos a todos, chavaleo!!

5 comentarios:

El Misterioso Hombre del Garfio dijo...

Que chulada!

:-.) dijo...

sài que el optimismo es un ejercicio de voluntad!

DdeAndrés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Edu dijo...

...David, te censuro sin acritud pero con instinto de supervivencia...

Prometo actualizar... estoy en Bogotá, con los ojos bien abiertos y esperando tener algo que contaros...

Anónimo dijo...

Ezo ezo cuentate algo brother que desde Kiev te sigo siguiendo!!!
N.