Para comprar fotos del blog y que te las lleven a casa:

viernes, octubre 19, 2007

Los músicos del Titanic



EDITADO: A falta de video, os meto este saludito fotográfico, aunque en breve caerá un video por aqui, prometido, aunque os pese tener que verme hasta cuando estoy en Kiev...




Cuando era pequeño y veía la peli, o una de las múltiples versiones del titanic (yo recuerdo esa en blanco y negro que ponían una y otra vez en la dos), me impresionaba siempre, y no podía entender, lo de los músicos, que deciden abandonarse a una muerte casi cierta, horrible, y siguen tocando música hasta el final, mientras los demás corren para salvarse, muchos lo consiguen, y gran parte de ellos, aquellos personajes rastreos y antipáticos de la película...



Algo más mayor me impresionó, y se me quedó grabado, lo de los chavales de Viven, exactamente el fenómeno contrario, un grupo de gente que para sobrevivir deciden hacer lo único que les podía salvar de la muerte: comerse los cadáveres sus propios amigos y parientes...

Cuando eres joven, muy joven, y las cosas que te han sucedido o no lo han hecho ha sido meramente por inercia, no has tenido ninguna conciencia de incidir en ellas, y tu vida es como es por el simple hecho de ser vida, ni tú la has modelado, ni ella te ha modelado a ti, o mejor dicho, lo hace sin que lo sepas; en ese momento, digo, no puedes entender nada que no sea aferrarse a la vida, agarrarse a ella sea como sea.

En los últimos años, he leído muchas experiencias y diarios de judíos que escribieron sobre la matanza nazi. En ese momento, más maduro, más consciente de mis elecciones, o simplemente como consecuencia de haber hecho elecciones y de buscar un tipo de vida, para mí y para quienes me quieran acompañar, entiendo otras cosas. Entiendo que aquellos que se habían construido algo, aunque sólo fuese una personalidad determinada a base de actuar de acuerdo a sí mismo, no estuviesen dispuestos a traicionarse en ese último momento a cambio o bien de nada, o bien de una nueva vida, que ya no será la que ellos habían elegido, y a la que tendrían que sumar la losa de haberse traicionado a ellos, y quizás a quienes más querían.

Y todo esto es, en mi opinión aplicable a todos los campos de la vida. En muchas ocasiones actúas sabiendo que con gran probabilidad lo que vas a hacer, aquello que supondría no traicionarte, te puede suponer no obtener aquello que quieres, ya sea un beso, un trabajo, o salvar una amistad, o a tu pareja. Quizás a veces una verdad, o actuar de acuerdo a tus principios, a tu forma de entender la vida, te pueda suponer un final con casi toda certeza, pero sobre todo, supone la única forma en lo que quieres conservar aquello que has construido con mimo, y por ello siempre te merecerá la pena luchar por conservarlo, por no dejarlo morir, porque es tuyo, o vuestro, o nuestro porque así nosotros lo hemos querido.

Seguramente soy un tonto, pero sueño con, llegado el momento, ser capaz de sentarme a escuchar a los músicos, y si me he de salvar, que sea de forma que pueda seguir disfrutando de aquello que construí, que construyo, corrigiendo los errores a medida que se levanta el edificio, pues una vez que esté terminado, si los cimientos no sirven, sólo cabrá la demolición, y ya nadie lo echará de menos.


Pd: en cuanto me entere como puedo colgar un video, os meto un saludito desde Kiev, hoy, mañana, o cuando mi intelecto lo permita...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Actuar siempre siendo coherente con nuestros principios, en nuestras cotidianas vidas, como la tuya, la mía, la del Morta, etc, es relativamente fácil, igual que es fácil ser amigo de... cuando nunca pasa nada. Y lógicamente es importante, no solo plantearse ese tipo de cosas, sino convencerte a ti mismo, desde la distancia de cualquier situación extrema, que llegado el momento decidirás, porque así lo has decidido ahora, no traicionar tus principios pese a todo.
Hombre, si ni siquiera fuéramos capaces de planteárnoslo, cuestionarnos a nosotros mismos cuando vemos o leemos algo que nos sacude por dentro, significaría que nuestros principios pueden ser sustituidos por cualquier cosa en cualquier momento. Si así fuera, vaya integridad de mierda la de uno! No?

Sin embargo, esas situaciones que con solo leerlas nos desgarran el corazón, si fuéramos nosotros quien las viviéramos en nuestro entorno, con nuestros ojos... quizá, y digo quizá, los principios dejaran de cobrar importancia en algún momento.

También depende de la situación en la que pueda encontrase uno, pues parece mentira, pero la vida da muchas vueltas y nunca se sabe, no? Pero parece que ahora tenemos cubiertas todas nuestras necesidades, primeras, segundas, terceras, y más, y desde nuestra postura cómoda, pero muy cómoda, es muy fácil plantearse las cosas e imaginarnos nuestra reacción heroica y honrada.

Lo que quiero decir es que depende, depende de tantas cosas... que nunca se sabe.
Lo que sí es importante es que mientras nos resulte más o menos fácil, no seamos capaces nunca de traicionarnos y creamos que pase lo que pase, siempre será así.

M.Carmen

Groucho Marx dijo...

"Pienso que todo el mundo debería creer en algo. Yo creo que voy a seguir bebiendo."

Anónimo dijo...

precioso rejonis a ver si luego escribo algo más